Inicio Opinión Columna de Opinión: Nacimiento de una Feminista

Columna de Opinión: Nacimiento de una Feminista

40
0

¿Rebeldes? Por ejercer nuestro libre albedrío, por aferrarnos con uñas y dientes a nuestra tan merecida libertad.

¿Histéricas? Por levantar la voz por nuestros derechos, por no callar injusticias, por pensar diferente, por cambiar mentalidades e ir más allá de lo establecido.

¿Extremistas? Por ser la voz de las que ya no están, por pedir que se nos trate con humanidad, con respeto, por pedir a gritos que paren de matarnos.

- Publicidad -

Nos cosifican desde niñas.

Nos arrebatan los sueños, las aspiraciones, el alma y la vida.

Nos matan de noche y de día.

Ultrajan nuestros cuerpos, nos tocan, nos violan, nos golpean…
Amanecemos en terrenos baldíos, bolsas negras cubriendo nuestros cuerpos mal heridos.

Muchas veces, morimos en manos de quienes juran amarnos. “Si te pega, te quiere”, nos lo dijeron tanto cuando niñas que nos lo creímos.

Una mentira repetida mil veces, ¿se convierte en verdad?

Nos hicieron creer que teníamos que agachar la cabeza, cerrar los labios y la mente, evitar opinar, vestir de cierta manera, actuar y hablar de cierta forma; si no, se nos “pasa el arroz”.

¿Quién querría estar con una mujer que se vale por sí misma? Nos quieren enclaustradas, mantenidas, sin derecho, voz o voto.

Porque crecimos creyendo que nuestras parejas son nuestros dueños. Así, como ser un mueble. “Eres MÍA o de nadie”. Un golpe seco en nuestras mejillas, manos apretando nuestras gargantas, patadas en el vientre, minutos de inconciencia. Someten a nuestro cuerpo a un maltrato constante por años, hasta que termina cediendo, morimos dentro de nuestras casas, frente a nuestros hijos. “Aunque pegue, aunque mate… marido es”.

No son monstruos quienes se roban nuestro último suspiro, son hijos sanos del patriarcado. ¿Por qué? Porque sus amigos celebraron cada golpe que nos dieron, porque sus maestros les dijeron que así se “educa” a la mujer, manteniéndola sometida, ahogada por el miedo, acorralada por temor al “qué dirán”.

Tú, mujer que me lees: ¿Recuerdas la primera vez que fuiste acosada? Ese primer “piropo” que te gritaron de niña, ¿agachaste la mirada y caminaste de prisa? La primera vez que pasaste sola cerca de un grupo de hombres, ¿miraste de reojo que no te sigan, cruzaste la calle para evitarlos? O aquella vez que salías a un evento importante, te sentías cómoda con tu ropa, quizá falda o vestido y mientras esperabas el cambio del semáforo, ¿recuerdas la cara del imbécil que se atrevió a tocarte las nalgas?

Se puede respirar todo ese rechazo que nos ha sido brindado por no querer ser parte del estereotipo asociado a nuestro género y dictado por el sistema patriarcal al que se rige nuestra sociedad.

Nos quitaron tanto que nos quitaron el miedo. ¿Piensan que tienen derecho en decidir sobre nuestras vidas? Pues NO.

Estamos juntas, somos hermanas. Nos damos la mano, nos levantamos y nos apoyamos.

¿Necesitas ayuda? Búscame entre pañuelos verdes o morados, entre palabras: Sororidad, Vivas Nos Queremos, Ni Una Menos.

Lucharemos por ti aun sin conocerte. Si un día nos faltas, marcharemos a tu nombre, exigiremos justicia y apoyaremos a tu familia.

Entiende que es mentira eso que dicen sobre nosotras, no somos delicadas como una rosa, somos fuertes como la raíz. Somos tan valientes y decididas que aun en momentos de extrema dificultad nos aferramos a nuestros sueños, ideales y ganas de vivir.

Sobrevivimos partos naturales y cesáreas de emergencia.
Sobrevivimos maltrato físico, psicológico, sexual y mostramos resiliencia.

Cada día, desde siempre, mantenerse viva ha sido un reto.

Si mañana me toca, quiero ser la última.

Buscamos que nuestras hijas, nuestras nietas, puedan caminar tranquilas por la calle, puedan llegar a salvo a su colegio o a nuestras casas. Queremos un mundo seguro para todas. Poder decidir sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos.

Por: Carolina Galárraga – Escritora, Vocera del Colectivo Creando Juntas, Estudiante de Medicina y Feminista Radical

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here